PP y Ciudadanos se convocaron a sí mismos en la Junta de Gobierno para informarse entre sí de la nueva Ordenanza de terrazas que ellos solos han redactado

El asunto de las terrazas de la Plaza Mayor y aledaños es una cuestión que se ha avivado como consecuencia de dar cumplimiento a la sentencia del TSJ que anula la Ordenanza anterior, que regulaba esta cuestión, y que fue declarada ilegal. Una Ordenanza que fue tramitada de forma apresurada y sin consenso en el año 2015, a escasas semanas de las elecciones municipales celebradas en mayo de ese año, y que no contó con el respaldo del PSOE por la inseguridad jurídica que generaba para los establecimientos, tal y como posteriormente han ratificado los tribunales de justicia.

Desde el Grupo Municipal Socialista se considera que la actitud del equipo de gobierno municipal del bipartito PP y Ciudadanos en este asunto, los emplazamientos de las terrazas de la Calle La Rúa, es una cuestión que ha soliviantado los ánimos y superado la paciencia tanto de los ciudadanos como de los comerciantes y vecinos de la zona.

El PP y Ciudadanos, equipo de gobierno del Ayuntamiento de Salamanca, en ningún momento han rendido cuentas, ni dado explicaciones, de cómo están desarrollándose las conversaciones con las partes implicadas en el cambio de normativa. Los concejales del PSOE, a pesar de las reiteradas peticiones de información sobre el proceso del cambio de ordenanza, únicamente han tenido conocimiento de ello por medio de las publicaciones en los medios de comunicación locales.

Ante las peticiones de información por parte del PSOE, el concejal delegado de Protección Ciudadana, Tráfico y Transportes, Fernando Carabias, responsable de su redacción, tan solo se ha limitado a callar, desviar el tema y remitirse a las informaciones de los medios de las que afirmaba desconocer su veracidad.

Ante esta actitud, a los concejales socialistas les ha llamado poderosamente la atención que el pasado viernes el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, convocase una sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno Local, se adjunta convocatoria a esta nota de prensa, donde, junto a otro asunto que se podría haber aprobado en el pleno celebrado horas antes de ese  mismo día, el citado concejal delegado informó sobre la Ordenanza reguladora de la instalación de terrazas en la Plaza Mayor y calles aledañas. Convocatoria hecha sólo dos días después de haberse negado a ofrecer esa información en la Comisión de Policía, Tráfico y Transportes, donde están representados todos los políticos grupos municipales.

Al Grupo Municipal Socialista le resulta, cuando menos paradójico, que sea en la Junta de Gobierno Local, donde sólo están representados PP y Ciudadanos tras la exclusión decretada de forma premeditada por el equipo de gobierno de cualquier representación socialista en ella, el lugar elegido por el concejal delegado para informarse a sí mismo y a los demás miembros de PP y Ciudadanos de la nueva ordenanza, que ellos mismos han redactado y elaborado, para regular la instalación de terrazas  en la Plaza Mayor y calles adyacentes.

Este hecho viene a demostrar, una vez más, la absoluta falta de transparencia que preside la gestión que vienen realizando PP y Ciudadanos, los que venían a abrir puertas y ventanas, al frente del Ayuntamiento de Salamanca. Una falta de transparencia y de opacidad que se suma al deseo expreso y voluntario de ambos grupos por excluir del debate, y la participación en esta cuestión, tanto al resto de fuerzas políticas con representación como a la totalidad de las partes implicadas como son vecinos y comerciantes. Falta de transparencia a la que hay que añadir el cobro de dietas por la asistencia a este órgano municipal por parte de los concejales del gobierno municipal, en el que solo ellos están representados y, por tanto, de innecesaria y absurda convocatoria para este menester.

El Grupo Municipal Socialista entiende que el oscurantismo con el que se está gestionando este asunto es motivo serio de preocupación. Una preocupación compartida con los vecinos, que ya han mostrado públicamente las consecuencias que sufren fruto de los problemas que existen en la zona en relación a las cuestiones aquí mencionadas y que son, entre otros, el exceso de ruidos en horas intempestivas, las dificultades para la movilidad, los disturbios, y la imposibilidad de recibir en condiciones la prestación de servicios públicos.  Problemas que no son afrontados por el equipo de gobierno municipal en un claro desprecio y falta de respeto hacia los vecinos de la zona, los salmantinos en general, y los trabajadores, profesionales autónomos y comerciantes que trabajan o desempeñan una actividad tanto en la Plaza Mayor como en las callea aledañas como la de la Rúa.