foto apretón de manos

PP y Ciudadanos celebran su matrimonio político con una subida de tasas e impuestos a los salmantinos para el año que viene

El pacto entre ambas formaciones aprueba el proyecto de Ordenanzas Fiscales del Ayuntamiento de Salamanca que conlleva una subida encubierta de precios, tasas e impuestos municipales.

 El pacto entre el PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca ha sacado adelante, en la sesión extraordinaria de la Comisión de Hacienda celebrada hoy en el Consistorio salmantino, el proyecto de Ordenanzas fiscales donde se consolida una subida encubierta de impuestos, tasas y precios a los vecinos de la capital para el año que viene.

Un pacto que viene a confirmar que el idilio y los devaneos amorosos desde el punto de vista político entre el alcalde Alfonso Fernández Mañueco y el portavoz del Grupo Ciudadanos, Alejandro González, han terminado en matrimonio. Un matrimonio y un pacto basado en unos argumentos falsos puesto que la tan cacareada rebaja del IBI y la congelación de tasas, precios e impuestos anunciada vuelve a ser un nuevo engaño a los ciudadanos y a los salmantinos. Ni existe rebaja sustancial del IBI, ni congelación de tasas, precios e impuestos al incrementarse y subir su tarifa una decena de las 19 que se  van a modificar.

Un pacto que además ha rechazado la totalidad de las alegaciones del Grupo Municipal Socialista, veintidós en total, y que tenían diferentes objetivos y finalidades. Alegaciones que de forma genérica pedían una congelación real de todos aquellos precios públicos y tasas para los que el PP realiza una actualización, y por tanto subida, del 0,9

Además de esta congelación, también se pedía la rebaja de otras tasas y precios como, entre otros, la de la tasa fija del suministro de agua potable y servicio de alcantarillado a los domicilios tras detectar que Salamanca es la capital de Castilla y León con la cuota fija de abono más cara y más alta de toda la Comunidad. Y deducciones de tarifasen otros servicios, tasas y precios municipales para personas con algún tipo discapacidad o problemas de movilidad, jóvenes y pensionistas a la hora de acceder a estos servicios o dependencias del Ayuntamiento.

Con estas Ordenanzas fiscales el señor Mañueco y sus socios vuelven a renunciar, y por tanto a negarse, a devolver y compensar el esfuerzo que han hecho y siguen haciendo los ciudadanos salmantinos en una época de crisis y de dificultades económicas para todos ellos mediante una bajada o reducción de los principales impuestos, tasas y precios públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *