Las Ordenanzas Fiscales del PP no servirán para crear empleo y castigan a los salmantinos consolidando las subidas de impuestos

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Salamanca, con el aval de Ciudadanos, presenta un Proyecto de Ordenanzas Fiscales donde, lo que ellos llaman congelación, no es otra cosa que perpetuar y consolidar las subidas de impuestos, tasas y precios con las que han castigado los bolsillos de los ciudadanos en años anteriores.

El PSOE seguirá reclamando la bajada del IBI en un 5% para las viviendas de uso residencial que compense las subidas,  el esfuerzo y la carga fiscal que han soportado los salmantinos en los años anteriores.

El Proyecto de Ordenanzas Fiscales presentado por el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Salamanca es una continuidad de las políticas fiscales que el Partido Popular, antes en solitario y ahora con la aquiescencia y la complicidad de Ciudadanos, viene aplicando durante más de veinticinco años de gobierno en la ciudad, demostrando su enquistamiento y la necesidad de acabar con este ciclo político, estancado en el pasado, y basado en el engaño año tras año durante todo este tiempo a toda la ciudadanía.

“Más de los mismo” ha dicho el Grupo Municipal Socialista por boca de su portavoz en la Comisión de Economía y Hacienda del Consistorio salmantino, Marcelino García Antúnez. “Unas Ordenanzas que no van a servir para crear empleo y generar oportunidades”, uno de los principales problemas de la ciudad, “ni tampoco para devolver los esfuerzos en materia impositiva que el PP viene exigiendo a los salmantinos desde hace ya casi diez años”.

El Grupo Municipal Socialista manifiesta que el Proyecto de Ordenanzas Fiscales supone un nuevo engaño para los salmantinos puesto que, lo que el equipo de gobierno del PP llama “congelación de los principales impuestos”, no es más que una consolidación y perpetuar las escandalosas subidas y el saqueo al que se ha venido sometiendo a todos los ciudadanos durante los años precedentes, por tanto, la única congelación que existe es la de las subidas de todos estos años que en nada compensa la presión y el esfuerzo que los salmantinos vienen haciendo, y se les viene exigiendo, desde hace mucho tiempo.

El equipo de gobierno del PP sigue con estas Ordenanzas, una año más, impidiendo que los ciudadanos de Salamanca se beneficien del supuesto superávit con el que el Ayuntamiento de Salamanca cierra cada ejercicio, y del que tanto alardea el equipo de gobierno. Los socialistas entienden que no hay mejor forma de demostrar este superávit que trasladar los beneficios a los salmantinos mediante una bajada de los impuestos que soportan la totalidad de ellos.

El Grupo Municipal Socialista sigue apostando por la bajada en un 5% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, IBI, para las viviendas de uso residencial, lo que supondría un ahorro de unos 30 euros  para la gran mayoría de los ciudadanos de la ciudad. Una medida que sí supondría de manera real un alivio para los bolsillos, una disminución de la carga y la presión fiscal, una devolución del esfuerzo reclamado con la subida en este impuesto decretado en años anteriores y, además, sin que supusiera una disminución en la recaudación o de las arcas municipales al compensar esta rebaja en un aumento de este impuesto para las grandes superficies comerciales. En definitiva un modelo fiscal progresivo basado en que pague, y aporte más, quién más tiene.

A juicio de los concejales socialistas esta es la gran diferencia entre el modelo de ciudad que tiene el PSOE, y el modelo de ciudad que viene instaurando desde hace más de 25 años el PP. La diferencia entre un modelo fiscal, el de los socialistas, más justo y equitativo, que apuesta por devolver el esfuerzo realizado por la ciudadanía de Salamanca, y el modelo instaurado por el equipo de gobierno del PP empecinado en seguir saqueando los bolsillos de los salmantinos sin devolverles nada a cambio, y sin que suponga una mejora perceptible en el aumento del bienestar, la generación de empleo y de oportunidades, y la mejora de los servicios públicos.