La falta de planificación y de ejecución obliga a modificar el presupuesto del Ayuntamiento de Salamanca en más de cuatro millones de euros

El equipo de gobierno del PP trasvasa cuantías presupuestarias de proyectos que deberían haberse ejecutado este año, y no se van a ejecutar, para cubrir otros proyectos que sí estaban previstos y contemplados pero que, por culpa de la falta de planificación y diligencia, no se les había dotado de cuantías suficientes para su financiación, en el mejor de los casos, o incluso, no contaban con partida presupuestaria alguna.

Ese hecho ha supuesto también que, por ejemplo, se recorten o se trasladen partidas presupuestarias destinadas a limpieza viaria, parques y jardines en materia de servicios, o dinero que en un principio estaba destinado a políticas sociales para personas mayores, Igualdad y violencia de género, a cubrir el exceso de gasto, por encima de los previsto, como el que se ha producido en la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura entre otras muchas áreas municipales.

La falta de previsión y la ausencia de diligencia a la hora de elaborar y ejecutar el presupuesto municipal del equipo de gobierno del PP, algo habitual al final de cada uno de los ejercicios anuales, va a suponer que se tengan que trasvasar cantidades o cuantías presupuestarias destinadas a políticas sociales y servicios públicos, para cubrir el exceso de gasto o financiar proyectos que, a pesar de estar previstos y contemplados no contaban con dotación presupuestaria, como ocurre en la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura, por poner solo algún ejemplo, y en otras muchas áreas municipales más.

En este sentido el equipo de gobierno del PP llevará para su aprobación en un Pleno extraordinario, que se celebrará el próximo viernes, la minoración o el recorte de casi un millón de euros en la partida presupuestaria destinadas a limpieza viaria y parques y jardines, o la reducción de más de 100.000 euros en lo previsto para políticas sociales relacionadas con personas mayores o en materia de Igualdad y violencia de género, entre otras muchas partidas, para destinar dichas cuantías a financiar o cubrir el gasto excesivo que se ha producido de cerca de 700.000 euros por encima de los casi seis millones de euros con los que cuenta de presupuesto, por poner algún ejemplo, la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura, o para desviar casi dos millones de euros a empresas privadas para fomento y promoción del deporte, además de otros pagos o la financiación en diferentes áreas donde también se ha superado lo previsto o presupuestado o bien, simplemente, no había dotación asignada a pesar de tener conocimiento de que dichos proyectos se iban a ejecutar este año.

En este último apartado se encuentran las obras de climatización de la piscina de San José, cuyo pago no había sido incluido en los presupuestos para este año a pesar de saber y tener conocimiento de que las obras se  iban a realizar en el presente ejercicio, o para hacer frente al convenio con la Junta para pagar las obras de remodelación de la estación de autobuses y cuya vigencia también era conocida por el equipo de gobierno que fue al fin y al cabo quién además lo firmó.

La falta de planificación, diligencia y eficiencia del equipo de gobierno del PP encabezado por Carbayo también se produce, además de en la previsión y elaboración de los Presupuestos anuales, en la propia ejecución. Son numerosos los proyectos que este año, algo habitual en cada uno de los ejercicios anuales, que se quedarán sin ejecutar a pesar de haber contado con partidas presupuestarias para su realización o puesta en marcha, tales como, entre otros, el cerramiento del frontón de Würzburg, el punto de encuentro y recepción de visitantes, y el refugio de animales abandonados cuya realización queda pospuesta para el año que viene.

En definitiva, cerca de cuatro millones de euros entre recortes, minoraciones y falta de ejecución, que modifican y desvirtúan el presupuesto municipal de este año, que no se van a destinar a lo que estaba previsto, que van a servir para cubrir el exceso o el incumplimiento de gasto en muchas áreas y los pagos, que aunque eran conocidos, no contaban con asignación presupuestaria, por la falta de planificación, diligencia  y eficacia del equipo de gobierno municipal encabezado por Carbayo.