El servilismo de Cs llega a cotas máximas en el Ayuntamiento de Salamanca y se alía con el PP para negar financiación al Centro del Cáncer

El Grupo Municipal de Ciudadanos en el Consistorio salmantino impide que la Junta aporte financiación al Centro del Cáncer, y se suma de forma sumisa al voto en contra del PP, para rechazar una moción del PSOE donde se pedía al gobierno regional que cumpliera con su compromiso, que data del año 2011 y todo este tiempo incumplido, de cubrir los gastos corrientes del Centro de Investigación del Cáncer en Salamanca.

Esta decisión de la formación naranja se desdice y contradice la postura que mantuvo en las Cortes de Castilla y León cuando en la pasada legislatura, hace apenas unos meses, el pasado mes de diciembre, voto a favor de esta misma petición y exigía al gobierno regional del PP que cumpliera con su promesa de financiar con un millón de euros los gastos corrientes de dicho centro manifestando textualmente, según recoge el diario de sesiones de la Cámara autonómica, lo siguiente:

“No solo es una promesa incumplida, sino que también existe un documento en el que estaba plasmado en papel el convenio en el que se iban a facilitar ese millón de euros todos los años para el funcionamiento del Centro de Investigación del Cáncer. Así que lo que pedimos al Partido Popular es que saquen ese documento y que lo firmen”.

Y sin ir más lejos, el pasado mes de febrero, el Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca también se desmarcaba del voto en contra del PP, y votaba a favor de una iniciativa socialista donde se pedía a la Junta que cumpliera sus compromisos con Salamanca entre los que se incluía la financiación prometida en el año 2011 por el Gobierno regional al Centro de Investigación del Cáncer.

El PSOE se pregunta qué es lo que ha cambiado ahora para que “Ciudadanos diga digo donde dijo Diego” y solo encuentra una explicación: “Ciudadanos se ha convertido en la empresa filial de una empresa matriz llamada PP, convirtiendo la política en un negocio en vez de ocuparse de defender los intereses de los salmantinos y preocupase por solucionar los problemas de los ciudadanos, lo que constituye un auténtico pitorreo, tomadura de pelo, y tomar por tontos a todos los ciudadanos”

Esta misma contradicción e incoherencia de Ciudadanos ha quedado patente en su rechazo y voto en contra a la petición socialista para poner en marcha una Ley que determine la gratuidad de los libros de texto en las enseñanzas obligatorias en la Comunidad,  y Planes para la conciliación laboral y familiar de padres con niños que comiencen el segundo ciclo de enseñanza infantil, a pesar de haber votado a favor de ello en las Cortes, alardear de llevarlo en su programa electoral, y supuestamente en los acuerdos de gobierno que han llegado con el Partido Popular.

El Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca se ha opuesto, y ha unido su voto en contra al del PP, rechazando una petición en forma de moción del PSOE en la que se instaba al gobierno de la Junta a aprobar antes de finalizar el año  2019 un Plan de apoyo financiero al CIC que otorgara una financiación autonómica para gastos generales de al menos un millón de euros al año durante el periodo 2020/2024, que permitiera su estabilidad de funcionamiento y, por consiguiente, mejorar y facilitar su labor investigadora. Una  subvención que sería, además, compatible con los recursos económicos que pudiera obtener el CIC en convocatorias competitivas.

El portavoz socialista en el Consistorio salmantino, José Luis Mateos, les ha recordado tanto a Ciudadanos como al PP que existe un compromiso de la Junta, que data del año 2011, en este sentido. Un compromiso que se adquirió en una reunión, poco antes de las elecciones de ese mismo año, y en la que también estuvo presente el ahora presidente autonómico y por entonces candidato a la alcaldía de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, por el que el Consejo de Gobierno aprobaba una subvención de 1.083.035 euros destinado a financiar el CIC. Compromiso y acuerdo que nunca se ha cumplido.

Resulta cuando menos sorprendente que, tras reconocer Ciudadanos por boca de  su concejala y miembro del equipo de gobierno municipal como teniente alcalde, Ana Suarez, la existencia de ese acuerdo y su incumplimiento por parte de la Junta, las necesidades económicas del Centro de Investigación del Cáncer, y la ausencia de partidas presupuestarias del gobierno regional comprometidas para cubrir los gastos generales y corrientes de dicho centro,  la formación naranja haya votado en contra y rechazado reclamar al gobierno regional el cumplimiento de sus promesas.

Y mucho más cuando, tal y como les ha recordado el portavoz socialista a Ana Suarez, Ciudadanos ya voto a favor de esta misma petición e iniciativa socialista cuando fue presentada en las Cortes en un Pleno del pasado mes de diciembre donde, la procuradora de la formación naranja Rosado Diago dijo textualmente para justificar su voto a favor:

“No solo es una promesa incumplida, sino que también existe un documento en el que estaba plasmado en papel el convenio en el que se iban a facilitar ese millón de euros todos los años para el funcionamiento del Centro de Investigación del Cáncer. Así que lo que pedimos al Partido Popular es que saquen ese documento y que lo firmen”.

Este mismo voto favorable a esta petición del PSOE por parte de Ciudadanos se produjo también el pasado mes de febrero, cuando el Grupo Municipal de la formación naranja en el Ayuntamiento de Salamanca, en el Pleno municipal de dicho mes, y en el que también estaban los concejales Ana Suárez y Fernando Castaño que hoy han votado en contra, apoyaban y respaldaban estaba misma iniciativa socialista que hoy han rechazado.

En base a esto, el portavoz del Grupo Municipal Socialista José Luis Mateos se ha preguntado que qué es lo que ha pasado entre los meses de diciembre y febrero, y el día de hoy, para que la formación de Ciudadanos haya protagonizado esta incoherencia cayendo en algo más que una contradicción, diciendo digo donde antes dijo Diego, obteniendo solo una respuesta, Ciudadanos se ha convertido en la empresa filial de una empresa matriz llamada PP, convirtiendo la política en un negocio en vez de ocuparse de defender los intereses de los salmantinos y preocupase por solucionar los problemas de los ciudadanos. Mateos ha concluido afirmando que, normalmente, en estos casos, la empresa matriz termina absorbiendo a la empresa filial hasta que la hace desaparecer.

Lamentable e irrisorio resulta también que, para justificar esta incompresible incoherencia, la concejala de Ciudadanos y teniente alcalde en el Ayuntamiento de Salamanca, Ana Suárez, haya tenido el atrevimiento de proponer la retirada de la moción socialista del Pleno pidiendo financiación y el cumplimiento de los compromisos de la Junta para con el Centro de Cáncer, alegando que no se conocen sus necesidades financieras, y proponer a cambio la creación de una Comisión municipal donde se estudiaran dichas necesidades de financiación, cuando la Junta ya está al corriente de todas ellas puesto que existe una Fundación dentro de su estructura funcional con un Patronato donde figuran dos Consejeros, el de Educación y el de Sanidad, cuya titularidad en el caso de Sanidad, recae precisamente en un miembro de su propio partido, lo que resulta además de una tomadura de pelo, un auténtico pitorreo y tomar por tontos a todos los ciudadanos en general y los salmantinos en particular.

La sumisión de Ciudadanos al PP en Salamanca es tal que este mismo hecho que se narra en esta nota de prensa también se ha producido en otras de las mociones presentadas por el PSOE en el Pleno celebrado hoy en el Ayuntamiento de Salamanca donde el Grupo Municipal de Ciudadanos también ha rechazado instar a la Junta a elaborar una Ley que determine la gratuidad de los libros de texto en las enseñanzas obligatorias en la Comunidad, y Planes para la conciliación laboral y familiar de padres con niños que comiencen el segundo ciclo de enseñanza infantil. Rechazo pese a haber votado a favor de ello en las Cortes, alardear de llevarlo en su programa electoral, y supuestamente haberlo llevado en los acuerdos de gobierno que han firmado con el Partido Popular.