El PSOE urge la puesta en marcha de un nuevo Plan Municipal de Drogodependencias y Adicciones en Salamanca

Los socialistas denuncian que el anterior caducó hace nueve años, en 2013, y desde entonces el equipo de Gobierno municipal del PP ha demostrado un nulo compromiso para actualizarlo.

Consideran imprescindible incorporar la prevención de la ludopatía y de adicciones relacionadas con las nuevas tecnologías, además de proceder a la eliminación de la publicidad de casas de apuestas, juegos online o bebidas alcohólicas en soportes municipales.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca reclama la puesta en marcha de un nuevo Plan Municipal de Drogodependencias y Adicciones, sin más retrasos inaceptables e injustificados por parte del equipo de García Carbayo, con el objetivo de poder disponer de un documento actualizado que aborde y dé respuesta a las necesidades de la ciudadanía en este ámbito.

Los concejales del PSOE denuncian una vez más la dejadez y la incapacidad del PP en la gestión municipal, que en este caso han generado una demora escandalosa en la renovación de este Plan, ya que el existente, elaborado en 2010 y con una vigencia de tres años, lleva caducado desde 2013. Durante todo este tiempo, aseguran, el Gobierno municipal ha preferido mirar para otro lado en vez de actualizarlo con el rigor y la urgencia que precisa esta actuación.

En este sentido, tras nueve años sin tener en consideración esta problemática, el Plan de Drogodependencias del Ayuntamiento de Salamanca no engloba todos los grupos de elementos que sí establece la Estrategia Nacional sobre Adicciones para el periodo 2017-2024: las drogas legales, como el tabaco y el alcohol; los fármacos de prescripción médica y otras sustancias con potencial adictivo; las drogas ilegales, incluidas las nuevas sustancias psicoactivas, y las adicciones sin sustancia o comportamentales, haciendo hincapié en los juegos de apuestas, así como en los videojuegos y adicciones vinculadas a las nuevas tecnologías.

Además, esta falta de actualización está impidiendo la incorporación de adaptaciones e innovaciones para actuar, por ejemplo, ante fenómenos en crecimiento como el chemsex o uso de drogas en contextos sexuales, la mejora de la atención integral de la patología dual y la adaptación de las intervenciones dirigidas a las personas mayores.

Entre otras medidas a tener en cuenta, los concejales del PSOE también plantean la elaboración de ordenanzas municipales para eliminar las promociones de casas de apuestas o bebidas alcohólicas en los suportes publicitarios municipales, una cuestión que han señalado en multitud de ocasiones, tanto en comisiones informativas como en sesiones plenarias. Igualmente, proponen la puesta en marcha de campañas de sensibilización contra la sumisión química y la apertura de centros de prevención y atención precoz para menores y jóvenes con conductas que puedan derivar en futuras adicciones.

A juicio de los socialistas, el desfase que presenta el Plan Municipal de Drogodependencias es intolerable, ya que perjudica a muchos colectivos, sectores y asociaciones de la ciudad que a diario trabajan para erradicar las adicciones y ayudar a las personas afectadas. Así mismo, aseguran que el Gobierno municipal, con su desidia y falta de voluntad política, pone en riesgo todas las ayudas y subvenciones en esta materia, tanto a nivel estatal como autonómico.

Frente a esta situación, el PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca lleva años reclamando un nuevo Plan de Drogodependencias que se ajuste a la realidad social y a los patrones de consumo emergentes desde un marco amplio legal y técnico de referencia como la Estrategia Nacional de Adicciones y las directrices del Observatorio Europeo. Sin embargo, a pesar de que el PP aseguró tener en sus manos un borrador desde 2019, la realidad es que el Gobierno municipal únicamente ha ofrecido evasivas ante las reiteradas peticiones de los socialistas para conocer este documento y avanzar en su aprobación, de la que nada se sabe.

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal Socialista insiste en la necesidad de proceder a la redacción de las nuevas políticas de prevención y rehabilitación en materia de drogodependencia y conductas adictivas, puesto que, como cabe recordar, generan un problema social muy preocupante y consecuencias negativas para las personas que las desarrollan pero también para sus familias y entornos sociales, laborales y escolares, especialmente en el proceso de aprendizaje de jóvenes y adolescentes.