El PSOE reclama que se elabore el I Plan Estratégico Cultural Ciudad de Salamanca

Bajo la propuesta ‘Un plan para Salamanca’, el Grupo Municipal Socialista exige al PP que se comprometa con la cultura salmantina elaborando el I Plan Cultural de forma dialogada con los agentes culturales, grupos políticos y ciudadanos.

Para los socialistas “es incomprensible que una ciudad como Salamanca, que hace dos décadas fue Capital Europea de la Cultura, no tenga un plan cultural, como lo tienen otras ciudades Patrimonio de la Humanidad tales como Córdoba, Toledo, Santiago de Compostela o Mérida, lo que nos sitúa a la cola”. Según ha explicado el portavoz socialista, el Partido Popular “relega así la cultura condenándola a su más fiel improvisación”.

Mateos, que ha recordado las palabras del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, advirtiendo del peligro de la sustitución de la cultura por el entretenimiento, ha defendido que “un plan cultural es más que una atomización de ocio y entretenimiento, la cultura no es ornamental, aunque sea lo que piensan algunos, requiere un trabajo profundo que no se está haciendo”

El Grupo Municipal Socialista defiende su apuesta por el crecimiento cultural reclamando un modelo de futuro para la cultura salmantina durante los próximos años. Un modelo que, en palabras de la concejala María García, “debe contar con todos los actores imprescindibles (música, teatro, danza, circo, artes visuales, patrimonio, museos, bibliotecas…) y constaría de tres fases: un mapeo cultural, un proceso participativo y, finalmente, la redacción del I Plan Cultural Ciudad de Salamanca con un horizonte temporal de 4 años”.

El objetivo, señalan, es realizar un diagnóstico de la situación actual y crear una estrategia cultural para la ciudad que sirva como hoja de ruta para las políticas culturales en Salamanca, garantizando el desarrollo de la cultura como modelo productivo, con acceso a la cultura, a la educación y a los bienes culturales por parte de la ciudadanía.

Los socialistas piden que este plan incluya un mayor compromiso presupuestario, “para que no se convierta en un festival de humo o quede en papel mojado, algo a lo que nos tienen acostumbrados”, concluyen.