Nochevieja universitaria

El PSOE propone que sean los promotores de los eventos que se organicen en la vía pública los que paguen los gastos ocasionados en vez del Ayuntamiento.

De esta norma o tasa quedarían exentos aquellos actos o actividades de excepcional interés o que su fin no tiene un carácter lucrativo o recaudatorio de carácter privado.

El Grupo Municipal Socialista ha registrado una iniciativa en la que se propone la elaboración de una nueva Ordenanza Fiscal que establezca una tasa, acordada de forma consensuada por todas las fuerzas políticas con representación y tras previo informe de los técnicos, por la prestación de servicios públicos con carácter especial como consecuencia de la celebración de eventos o actividades en la vía pública y recintos municipales que tengan un carácter lucrativo, recaudatorio o generen beneficios económicos de carácter privado.

De esta tasa quedarían exentas, y por tanto sin la obligación de abonar dicha tasa, todas aquellas actividades o actos de excepcional interés tanto de carácter público como privado y que no tuvieran un fin lucrativo o recaudatorio tal y como está contemplado en la Ley 49/2002 del 23 de diciembre relativa al régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

El objetivo de esta propuesta conlleva el conocimiento de manera clara y transparente del coste que conlleva la celebración de eventos en la vía pública o recintos de titularidad municipal con fines lucrativos, o lo que es lo mismo, lo que le cuesta de dinero público a las arcas del Ayuntamiento y por tanto a los ciudadanos, la movilización de personal y de material adscritos a servicios municipales tales como los de limpieza, policía, bomberos entre otros, tras y durante la celebración de este tipo de eventos con carácter lucrativo y recaudatorio.

Desde el PSOE se considera que deben ser los promotores de este tipo de eventos con afán lucrativo los que paguen y abonen los gastos derivados de la organización de estos actos en la vía pública y no las arcas del Ayuntamiento y por tanto con dinero público proveniente de los bolsillos de todos los ciudadanos. Una medida que no sería excepcional puesto que ya funciona y está impuesta, con gran éxito, en muchas ciudades y municipios de España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *