El PSOE propone instalar toldos en las zonas de juego infantiles para garantizar el bienestar y la seguridad de los usuarios en verano

Los socialistas piden acabar con los “parques fantasma” y protegerlos frente al sol y las altas temperaturas propias de esta época del año.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca plantea la necesidad de dotar espacios de sombra en las zonas de juego infantiles de la ciudad con el objetivo de garantizar el bienestar y la seguridad de los usuarios durante los meses de verano, así como la participación ciudadana en dichos espacios públicos.

La propuesta consiste en la instalación de toldos en las áreas recreativas destinadas al público infantil que no tienen arbolado cerca y sí una prolongada exposición al sol. Esta intervención permitiría abordar el problema de los “parques fantasma”, o lo que es lo mismo, las zonas de juegos que permanecen desiertas la mayor parte del día precisamente por no disponer de ninguna protección frente al calor y frente a las altas temperaturas, lo que limita su uso de forma considerable en una época en la que, además, las familias disponen de mayor tiempo de ocio para disfrutar de la ciudad al aire libre.

De hecho, se trata de una demanda vecinal que se repite verano tras verano, ya que las temperaturas que alcanzan, por ejemplo, los toboganes y otras atracciones diseñadas con elementos de plástico y de metal pueden resultar peligrosos para los niños y las niñas que se dispongan a utilizarlos. Igualmente, y por el mismo motivo, sería oportuno valorar la colocación de toldos en zonas biosaludables expuestas al sol para prestar especial atención al bienestar de las personas mayores que practican ejercicio en estas instalaciones y evitar así problemas de salud provocados por las elevadas temperaturas.

Por otra parte, el Grupo Municipal Socialista solicita al equipo de gobierno municipal que realice una revisión exhaustiva del funcionamiento de las fuentes públicas instaladas en cada barrio de la ciudad, ya que son habituales las quejas ciudadanas ante este tipo de problema en los meses de julio, agosto y septiembre, cuando más demanda existe y, por tanto, cuando más uso tienen.