El PSOE propone entradas gratuitas a museos de Salamanca para quienes consuman en comercios locales o se alojen en la ciudad

La propuesta de los socialistas busca que desde el Ayuntamiento se propicien acuerdos con alojamientos, hosteleros y el comercio local para incentivar el turismo, el consumo y, de forma paralela, se promocione la rica oferta cultural, museística y patrimonial que atesora Salamanca.

El Grupo Socialista del Ayuntamiento de Salamanca ha llevado una iniciativa, a la Comisión Informativa de Educación, Cultura, Deportes y Juventud del Consistorio salmantino, en la que se propone que desde el equipo de gobierno se propicien acuerdos con los alojamientos turísticos, hosteleros, restauradores, y establecimientos comerciales de la ciudad para que ofrezcan el acceso gratuito a museos, mediante invitaciones o entradas sin coste, a aquellas personas que se alojen en la ciudad o consuman productos en el comercio o bares y restaurantes de la capital a partir de un gasto mínimo en ellos.

El objetivo de la propuesta no es otro que el de incentivar el consumo en establecimientos hosteleros y locales comerciales de la ciudad además de animar, y fomentar el turismo y la llegada de visitantes a la ciudad, tanto de ciudadanos de la propia provincia como de otros lugares cuando las fases de la desescalada y la administración competente lo permitan.

A juicio de los socialistas, la medida, además de fomentar el consumo y el turismo local con los consiguientes beneficios para ambos sectores, tan importantes en la economía y el empleo de la ciudad, serviría para impulsar la actividad cultural, promocionando un turismo de calidad y dando difusión y visibilidad a la importante riqueza tanto patrimonial como museística con la que cuenta la capital salmantina.

Los socialistas han argumentado que la iniciativa se podría poner en marcha en dos fases, por un tiempo limitado y sin ánimo de continuidad, y a partir de la cuantía del consumo mínimo que se estableciera. La primera fase iría destinada al turismo o el consumo interior, es decir para personas o ciudadanos de la propia provincia, y la segunda para visitantes foráneos de otros lugares, aunque ambas fases, podrían coincidir cuando las circunstancias o las normas lo permitieran.