El PSOE presenta una batería de propuestas para mejorar el servicio municipal de Ayuda a Domicilio

Propuesta de mejora del pliego de cláusulas administrativas del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de Salamanca

 

La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia (Ley 39/2006 de 14 de diciembre) se ha tornado como una ley fundamental y necesaria debido a que el proceso de envejecimiento de la población viene acompañado de un aumento de las situaciones de dependencia, a que los tradicionales cuidadores familiares de estas personas no puedan dedicarse al cuidado de las mismas por problemas de conciliación familiar y laboral, al aumento de la presión social sobre el respeto, profesionalidad y calidad de los cuidados profesionales, y a la extensión de la idea de envejecimiento activo como un proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad de los mayores.

Así, la llamada ley de la dependencia se evidencia en la sociedad en un catálogo de prestaciones para que las personas dependientes puedan vivir en sus casas si así lo desean, debiendo anteponer y promocionar desde las administraciones la atención en casa frente al internamiento en una residencia. Con este objetivo, la ley propone como un derecho el Servicio de Ayuda a domicilio tanto en atención de las necesidades del hogar como al de cuidados personales.

Además, estos derechos han reformulado completamente el papel de las personas que se dedican al cuidado de las personas dependientes, demandando mayor profesionalidad, conocimientos y capacidades personales apropiados para enfrentarse a las situaciones de la dependencia, y se convierten en trabajadores que deben ser capaces de desarrollar nuevas funciones como técnicas de ayuda sobre las necesidades de salud física, psíquica y/o social, y estrategias y procedimientos para mantener y mejorar la autonomía personal.

 

Objetivos de la prestación de servicios de ayuda a domicilio (SAD)

La ayuda a domicilio tiene como fin facilitar el desarrollo o mantenimiento de la autonomía personal, prevenir el deterioro individual o social, y promover las condiciones favorables en las relaciones familiares y de convivencia. De este modo, nuestro principal objetivo será garantizar la atención profesionalizada y el respeto de la voluntad de las personas por permanecer en el domicilio y ser atendidos por personal cualificado, profesional y en óptimas condiciones laborales.

Tradicionalmente, y así se ha visto por muchos usuarios, se ha considerado el SAD como un sistema de apoyo a la realización de las tareas domésticas. Sin embargo, la permanencia en casa de la persona exige otras necesidades más esenciales como la atención personal centrada en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (higiene y salud, alimentación y medicación, movilidad dentro y fuera del domicilio, adaptación de las ayudas técnicas, relación y apoyo social, convivencia familiar), lavandería y planchado, alimentación y programas de respiro para el cuidador habitual.

La organización de los servicios sociales de estos servicios obligan a que los nuevos convenios de contratación de las empresas de ayuda a domicilio que los presten deben reflejar estos cambios, incluyendo nuevos requisitos para mejorar tanto la atención a las personas dependientes así como una adaptación y mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.

 

Contratación externa de los servicios de ayuda a domicilio

En estos momentos el sistema de licitación del SAD en Salamanca es un contrato de prestación de servicios de conformidad con lo establecido en el art. 17 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público. El pliego de cláusulas administrativas que rige la contratación del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de Salamanca fue aprobado en septiembre de 2015, y precisa una revisión para adaptarlo a las condiciones actuales. El convenio de licitación actual con la empresa AZVASE S. L. fue firmado en abril de 2018 y cumple los dos años en abril de 2020. Si bien es prorrogable si las dos partes lo consideran, el nuevo convenio colectivo de los trabajadores, las nuevas condiciones profesionales de estos trabajadores, las nuevas necesidades de las personas dependientes, hacen preciso una revisión de la licitación con el tiempo suficiente para poder adaptarlo a la situación actual.

Debido a que es un servicio sensible a la calidad de vida de las personas, en los criterios de licitación no debería valorarse preferentemente el valor económico, no debiendo este aspecto tener un peso mayor del 20%, sino que debe ser tenida en cuenta la calidad atencional del servicio y los extras atencionales ofertados.

 

Valoración de las premisas fundamentales que deben aparecer en el nuevo pliego de licitación

1. Promocionar empresas de servicios sociales basadas en la atención integral a las personas dependientes. No como ha ocurrido en la nueva licitación de “Salamanca ACOMPAÑA “que se paga a una empresa por contratar a dos trabajadores sociales, dos educadores y ocho monitores”.

2. Promocionar empresas en base a la calidad asistencial y no meras empresas de limpieza que es lo que considera este ayuntamiento.

3. Deberá constar en la memoria expresamente los costes de personal por número total y grupos salariales según el convenio laboral vigente. A ello se incorporarán los costes de las mejoras propuestas, además de las retribuciones especiales. Se debe evaluar exhaustivamente que la oferta es factible y no desproporcionada según los costes salariales, lo que debiera dar lugar a su rechazo automáticamente.

4. Tiene que haber un sistema de seguimiento informatizado telemático y en tiempo real de la relación de servicios diarios propuestos y realizados. Además de la valoración subjetiva de la satisfacción del beneficiario.

5. Profesionalizar y dignificar la profesión entre los beneficiarios y la sociedad. Control especial a las empresas vinculadas que no han accedido por licitación.

6. Optimizar los procesos de puesta en marcha de nuevos beneficiarios, haciendo un control trasparente del número de nuevos beneficiarios versus denegaciones, limpiezas iniciales y evaluación de la adaptación del domicilio.

7. Desarrollar el servicio de respiro familiar puntual que se ofertará por parte de la empresa con número específico de horas laborales proporcionadas a este fin, solicitado por la familia o prescrito por los Servicios Sociales.

8. Servicios especializados en Terapia Ocupacional para apoyo a los auxiliares tanto en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria por medio de la evaluación, adaptación, y reeducación funcional del beneficiario.

9. Apoyo de un segundo profesional para situaciones excepcionales.

10. Servicios profesionales: La limpieza general debe ser separada del trabajo rutinario.

11. Diseño de un protocolo sobre Buenas prácticas y Principios éticos de la intervención domiciliaria.