El PSOE pide una nueva ordenanza de tráfico que contemple las nuevas formas y necesidades de movilidad y transporte en Salamanca

La actual ordenanza municipal que regula estas cuestiones data del año 2001, sin ninguna modificación a pesar de los cambios que desde entonces se han producido en la ciudad en materia de movilidad, aparcamiento, carga y descarga y transporte tanto de personas como de mercancías.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca insiste en la necesidad de elaborar una nueva ordenanza municipal que regule el tráfico y transporte en la ciudad de Salamanca para adaptarla a las nuevas necesidades de los ciudadanos e incluir las nuevas modalidades y las condiciones actuales en cuanto a movilidad, tanto de personas como de mercancías, la carga y descarga y el aparcamiento.

Una cuestión, que los socialistas llevan reivindicando desde octubre de 2017 cuando, en la Comisión de Policía Tráfico y Transporte y a instancias del PSOE se adoptaba el acuerdo unánime para que el equipo de gobierno municipal del PP presentara de manera urgente una nueva ordenanza, la actual data del año 2001, en los términos antes mencionados y que, a día de hoy, por dejadez, desidia e incapacidad de los concejales delegados competentes e implicados en la materia, Carlos García Carbayo, y Fernando Rodríguez, siguen sin presentar.

El Grupo Municipal Socialista considera necesario e imprescindible que, de manera urgente, quede regulado con esta nueva ordenanza aspectos tan importantes como el tránsito de vehículos y la carga y descarga en el centro de la capital y en el casco antiguo o histórico.

En este sentido, los socialista abogan porque una ciudad Patrimonio de la Humanidad como es Salamanca tiene que controlar e eliminar costumbres o actuaciones como el utilizar la Plaza Mayor y las calles adyacentes, muchas de carácter peatonal, como zonas de transito para desplazarse a otras zonas o puntos de la capital para atajar o acortar trayectos.

De la misma manera existe la necesidad de reorganizar y volver a ordenar, especialmente tanto en la Plaza Mayor como en el casco histórico, la normativa en materia de carga y descarga. Incorporando modificaciones o nuevas normas que se adapten a los tiempos y las condiciones actuales como, la limitación de acceso a camiones de gran tonelaje, el uso de otro tipo de vehículos de menor tamaño y más sostenibles, nuevos horarios, y la creación de espacios y lugares concretos y restringidos anexos a estas zonas donde establecer el estacionamiento y desde allí realizar las operaciones de carga y descarga, priorizando de esta forma la seguridad de viandantes y peatones.

En este sentido, los concejales socialistas proponen incorporar también en esa nueva ordenanza la mejora de la regulación en la concesión de espacios reservados para el aparcamiento en la vía pública al margen de los que ya existen vinculados con la carga y descarga y las personas con discapacidad o movilidad reducida. Además de acoger una nueva sección que autorice la reserva de plazas de estacionamiento en la vía pública para personas físicas o jurídicas, de naturaleza pública o privada, que presten servicios de interés público o social.