El PSOE pide un Plan estratégico e implicar a la Junta para hacer viable la gestión municipal del Palacio de Congresos de Salamanca

El Grupo Municipal Socialista teme que detrás del interés del equipo de gobierno del PP por hacerse cargo de la gestión del Palacio de Congresos se oculte la intención de emplear dinero público en la rehabilitación, modernización y reforma del edificio, para después entregarlo de nuevo a manos privadas.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, tal y como ha venido diciendo en los últimos años, considera necesario que la capital salmantina, por medio de la Sociedad de Turismo, Comercio y Promoción Económica, se haga cargo de la gestión del Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca. Una decisión que, pese a ser necesaria y perentoria por el deterioro y la infrautilización de esta infraestructura, el equipo de gobierno municipal del PP no ha sido capaz de afrontar.

En este sentido, los concejales socialistas quieren manifestar que el hacerse cargo de la gestión ordinaria del Palacio de Congresos y Exposiciones no implica dar un cheque en blanco al equipo de gobierno municipal y sí requiere, de manera indudable, el que se tengan que imponer una serie de condiciones.

En primer lugar, los concejales socialistas estiman y no les parece de recibo que la competencia municipal en la gestión de dicho edificio tenga que tener la duración de un año, tal y como se pretende o se ha anunciado, para después, una vez enderezado el rumbo y recuperada la rentabilidad de su uso, vuelva a pasar a manos privadas. Y mucho menos cuando, según parece, la inversión necesaria para la modernización y reconversión del edifico para hacerlo rentable en beneficio de la ciudad supone un desembolso de dinero público por encima del millón de euros, o lo que es lo mismo, que el dinero necesario para revertir la mala situación en que se encuentra la infraestructura,  por culpa en parte de la dejación, la falta de preocupación y el escaso celo del equipo de gobierno municipal del PP tal y como ha reconocido el actual concejal de turismo, Fernando Castaño, salga del bolsillo de todos los salmantinos para que, un año después, sean otra vez empresas o manos privadas quienes una vez recuperado el edificio con el dinero de todos, lo exploten y obtengan beneficios.

A nadie se le escapa que el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca lleva años infrautilizado. Que Salamanca ha perdido impulso dentro del campo de la convocatoria y recepción de Congresos, siendo estos cada vez menores en cuanto al número, de menor entidad y, además, algunos de los que la ciudad ha albergado han tenido que acogerse en otras dependencias más modernas, baratas y adecuadas a las necesidades de las nuevas actividades docentes, investigadoras o comerciales que precisa la celebración de un Congreso.

Es indudable que el Palacio de Congreso demanda actuaciones urgentes, los últimos datos indican que los ingresos, cifrados en 123.000 euros, es una cifra que está muy por debajo de los gastos de explotación presupuestados en más de 600.000 euros, y por ello el PSOE considera necesario el acometer un Plan de viabilidad que  revierta esta situación y lo devuelva a la senda de la rentabilidad tanto desde el punto de vista de económico, como en el de la promoción y la buena imagen de la ciudad. Un Plan en el que el Ayuntamiento debe buscar y exigir la implicación inexcusable, efectiva y real de la Junta de Castilla y León.

Un Plan de viabilidad que, a juicio del PSOE pase por, además de la gestión pública durante un largo periodo de tiempo, la firma de acuerdos con empresas de medios de trasporte y comunicaciones, convenios de colaboración con sociedades científicas de todas las áreas, organismos científicos de investigación, sindicatos, partidos políticos, Federaciones de Asociaciones. Acuerdos y convenios que sirvan  además para detectar y poner en marcha las reformas, las mejoras y las innovaciones en cuanto a cuestiones técnicas y dotacionales que el Palacio de Congresos requiere y que son necesarias tales como nuevos elementos tecnológicos y una división estructural más funcional y polivalente. Una reforma necesaria que no olvide la ubicación del edificio, dentro del casco histórico, para dotarle de una marca propia que lo identifique y lo diferencie de otros Palacios de Congresos.

Un Plan de viabilidad que indague también en las posibilidades de establecer una mejor relación con las Universidades de la ciudad (USAL y Pontificia) para que el edificio pueda convertirse en su centro de referencia en los eventos de menor entidad que se realizan en la ciudad organizados por ellas.  Un  hecho que supone, de manea indispensable, que se establezcan precios de explotación adaptados al evento, salas polivalentes que puedan usarse con menor coste que los actuales. Un concepto y una idea de proyecto que también puede aplicarse y ser útil para otras entidades u organismos tanto públicos como privados.