El PSOE pide sustituir el césped artificial del entorno urbano de Salamanca y apostar por zonas verdes naturales

Los concejales socialistas recuerdan al alcalde García Carbayo sus propias palabras, “el futuro es verde o no habrá futuro”, y exigen avanzar con más hechos y menos propaganda en el objetivo de conseguir una ciudad más sostenible y habitable que luche contra el cambio climático.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca propone sustituir de manera progresiva el césped artificial instalado en elementos del entorno urbano por vegetación con el fin de conseguir más zonas verdes naturales en las que se apueste por la presencia de especies autóctonas o adaptadas a las condiciones climáticas de la ciudad.

Para el PSOE, la lucha contra el cambio climático debe ser una tarea prioritaria por parte de todas las administraciones públicas, con la adopción de medidas específicas para disminuir los elevados niveles de contaminación y mitigar los efectos perjudiciales para la calidad de vida de la ciudadanía. Una de ellas es la extensión de zonas verdes naturales, ya que contribuyen a limpiar el aire que respiramos, aumentar la biodiversidad y convertir las ciudades en lugares más sostenibles, habitables y saludables, como indica la propia Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, a pesar del consenso en torno a los efectos positivos de la presencia de vegetación en el espacio urbano, los gobiernos municipales de algunas ciudades están sustituyendo zonas de verde natural por césped de fibras sintéticas en plazas, avenidas, rotondas, medianas o isletas, entre otros elementos, con la excusa de lograr una supuesta disminución de los costes de mantenimiento pero sin tener en cuenta el perjuicio medioambiental de una medida que, además, es engañosa, ya que produce un efecto visual sobre la existencia de superficie verde que, en realidad, es artificial.

Lamentablemente, el Gobierno municipal de la ciudad de Salamanca ha sido uno de los que, en los últimos años y de manera más intensa en tiempos recientes, ha ido sustituyendo zonas donde antes existía vegetación, o que eran susceptibles de albergarla, por césped sintético, en lugar de apostar por la presencia de especies vegetales autóctonas o adaptadas que, además de las ventajas mencionadas, pueden requerir pocos recursos para su mantenimiento.

Por otra parte, las decisiones tomadas para sustituir la vegetación por elementos artificiales no parecen ser coherentes con la pertenencia de Salamanca a la Red de Entidades Locales para la Agenda 2030 y el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para hacer que la ciudad avance en la lucha contra el cambio climático. De igual modo, tampoco van en sintonía con la reciente aprobación por unanimidad del Pleno municipal de la propuesta del PSOE para que Salamanca presente su candidatura a Capital Verde Europea y lo haga con posibilidades de éxito.

En este sentido, como afirman los socialistas, también llama la atención que el equipo de Gobierno municipal del PP y de Ciudadanos no tenga reparos, por ejemplo, en destinar cerca de 300.000 euros a realizar propaganda sobre el proyecto Tormes+ como una mejora de la calidad de vida de los barrios trastormesinos y sobre la marca ‘Savia’ para promocionar la Estrategia de Infraestructura Verde y, en cambio, en la práctica, demuestre que tan artificial es su compromiso con el medio ambiente como las alfombras de césped sintético que han decidido instalar en numerosos espacios de la ciudad.

Tal y como aseguró el alcalde García Carbayo en la presentación pública de ‘Savia’ el pasado mes de septiembre de 2020, con un despliegue inaudito y acompañado por seis de sus compañeros en el Gobierno municipal, el objetivo es hacer de Salamanca “una ciudad más saludable, competitiva en economía verde y a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático”, ya que “el futuro es verde o no habrá futuro” y el Ayuntamiento quiere “un futuro con una savia nueva que haga circular el verde por todo el municipio, creando corredores naturales y soluciones basadas en la naturaleza que recuperen nuestros ecosistemas tradicionales”.

El Grupo Municipal Socialista comparte estos fines en su totalidad y exige a Carbayo ratificar su discurso con hechos y con todo tipo de actuaciones, tanto de gran envergadura como pequeñas acciones, para avanzar hacia un desarrollo urbano sostenible. Entre ellas, con la progresiva eliminación del césped artificial para sustituirlo, allí donde sea posible, por la siembra de semillas de especies autóctonas o especies adecuadas al clima de la ciudad, propuesta que los socialistas defenderán en el próximo Pleno municipal.

.