El PSOE pide mayor implicación del Ayuntamiento de Salamanca en la concienciación y prevención del ictus

Los socialistas propondrán en el próximo Pleno la elaboración de una campaña municipal para informar y sensibilizar a la ciudadanía salmantina sobre la enfermedad y la importancia de una detección precoz.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca propone elaborar y poner en marcha una campaña de concienciación social e información sobre el ictus, el control de riesgos, formas de prevenirlo y síntomas para detectarlo a tiempo con el fin de sensibilizar a la ciudadanía salmantina sobre esta enfermedad, una iniciativa que llevará en forma de moción al próximo Pleno municipal, que tendrá lugar el viernes 9 de abril.

La campaña que proponen los socialistas estaría basada en dos grandes líneas de actuación: por una parte, educacional y preventiva; por otra, de concienciación sobre la importancia de estar bien informado en la lucha contra el ictus, también denominado accidente cerebrovascular. Para ello, la concejalía de Salud Pública sería la encargada de diseñar y desarrollar esta acción con la colaboración de otras instituciones como la Unidad de Ictus del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, así como asociaciones, federaciones o fundaciones que trabajan con personas afectadas y sus familias.

El término “ictus” es definido por la Organización Mundial de la Salud como un síndrome clínico de desarrollo rápido debido a una perturbación focal de la función cerebral de origen vascular y de más de 24 horas de evolución. Se trata de una enfermedad cerebrovascular que se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo. La sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria y como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejando de funcionar. Se clasifican en dos tipos: isquémico y hemorrágico.

Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente a partir de los 55 años. Supone la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y se estima que más del 21 % de la población mayor de 60 años de nuestro país presenta un alto riesgo de sufrir un ictus en los próximos diez años, según el estudio PREV-ICTUS. Anualmente, se detectan unos 120.000 nuevos casos en España, de los cuales se estiman más de 12.000 en Castilla y León y, en concreto, 750 en Salamanca.

Además, también es la primera causa de incapacidad y, en este sentido, el impacto económico que supone para muchas familias que deben afrontar esta situación es una de las repercusiones más importantes, por detrás de las limitaciones físicas y secuelas mentales. En la actualidad, el 30 % de estos pacientes presenta problemas graves de discapacidad y, de hecho, solo el 40 % puede valerse por sí mismo.

Por otro lado, cabe recordar que, tras la primera ola de la Covid-19, la Sociedad Española de Neurología comunicó una reducción media en torno al 30 % de los ingresos por ictus en España. Este dato significa que durante la pandemia muchas personas han evitado acudir a los servicios de urgencias por miedo a pedir asistencia en plena crisis sanitaria, sobre todo, personas mayores, lo que resulta fatal en una patología en la que el retraso en el tratamiento empeora el pronóstico y las secuelas futuras.

A juicio del Grupo Municipal Socialista, en la actualidad, el ictus constituye uno de los problemas de salud pública más destacados y, aunque se ha mejorado en la detección precoz de los síntomas, en el control de los principales factores de riesgo y en la introducción de nuevas medidas terapéuticas y nuevos avances, como las unidades de ictus, la trombólisis o la trombectomía, su incidencia sigue aumentando y queda mucho por hacer.

El PSOE considera que la importancia de la salud debe reflejarse en las políticas municipales, tal y como indican la Ley General de Sanidad, la Ley reguladora de las Bases de Régimen Local y la Ley de Ordenación del Sistema de Salud de Castilla y León, y pide mayor implicación del Ayuntamiento de Salamanca en la concienciación sobre el ictus, ya que muchos casos se podrían evitar con una adecuada prevención y, por tanto, sería muy positivo acercar información útil a la ciudadanía para mejorar la detección precoz y el control de riesgos ante una enfermedad de la que nadie está exento.