El PSOE pide implantar un calendario de renovación de las tarjetas de estacionamiento para personas con movilidad reducida

tarjetas personas con movilidad reducida

El objetivo de esta medida es adecuar el sistema a la normativa europea vigente y evitar el uso fraudulento para garantizar el acceso a las plazas reservadas a los titulares reales.

El Grupo Municipal Socialista plantea mejorar el servicio de aparcamiento reservado que el Ayuntamiento de Salamanca concede a las personas con movilidad reducida mediante el establecimiento de un calendario de renovación de las tarjetas emitidas. Con esta medida, propuesta en la última sesión celebrada de la Comisión de Policía, Tráfico y Transportes, se pretende controlar con mayor rigor las autorizaciones de estacionamiento reservado para poner fin a los usos indebidos y garantizar que quienes necesiten utilizar estas plazas puedan hacerlo sin inconvenientes.

El objetivo es que el calendario de renovación de tarjetas pueda implantarse antes del 1 de enero de 2019 para conseguir cuanto antes un uso más eficaz, conforme a la normativa europea. La actualización de tarjetas evitaría falsificaciones, copias y situaciones fraudulentas que se producen en la actualidad y que los concejales socialistas han denunciado durante años en la Comisión de Policía, sin que desde el equipo de gobierno del PP hayan tomado ninguna decisión al respecto para solucionarlo.

La normativa europea establece que cualquier persona con una discapacidad y movilidad reducida tiene derecho a acceder a plazas de aparcamiento reservadas a tal efecto, puesto que la utilización de un vehículo privado es en muchas ocasiones su único medio para desplazarse de manera autónoma.

La mala utilización de las tarjetas concedidas por el Ayuntamiento puede ocasionar sanciones económicas y retirada de puntos y, además, impide que otros usuarios que realmente lo necesitan puedan acceder a dichas plazas de estacionamiento.

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal Socialista recuerda, una vez más, la necesidad de establecer una mayor vigilancia y, ante la pasividad del gobierno municipal, propone el establecimiento de un calendario de renovación que permita confirmar los titulares de las tarjetas y su buen uso.