El PSOE pide a Mañueco que le retire a Cosidó el título de Huésped Distinguido de Salamanca que él, y solo él, le concedió

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca le recuerdan a Mañueco que Ignacio Cosidó, con el silencio y la aquiescencia del propio alcalde de Salamanca, le retiró la docencia y la formación de la policía nacional a la Universidad de Salamanca después de llevar impartiéndola más de treinta años.

El señor Cosidó ha mostrado un nulo respeto por la separación de poderes y la Constitución alardeando de que el PP tenía controlada una parte importante de la judicatura.

Cosidó, de cuya amistad se vanagloria el alcalde de Salamanca y candidato del PP a la Junta de Castilla y León aparece implicado, entre otras tramas, en la operación “Kitchen” para hacer desaparecer, o alejar del alcance de la justicia, documentos y pruebas que demuestran la financiación ilegal del PP.

Ignacio Cosidó y el alcalde Mañueco han mentido,  queriendo engañar a la ciudadanía y buscando la confrontación y la crispación, en relación al archivo del Centro Documental de la Memoria Histórica poniendo en práctica una política ficción, vendiendo humo, e inventándose un debate falso en relación a una salida de documentos de la que solo ellos, y nadie más que ellos, ha hablado.

Durante el mandato de Cosidó como director general de la policía este cuerpo vivió los mayores recortes de personal de toda su historia, además de fomentar el nombramiento a dedo de altos cargos en sus departamentos y un sistema opaco a la hora de poner en marcha determinadas operaciones, actuaciones y forma de proceder en algunas de las unidades del Cuerpo.

El Grupo Municipal Socialista considera que el señor Mañueco a título personal puede defender y tener como amigo a quién estime oportuno pero, como alcalde de la capital y candidato a la Junta debe desvincular y mantener alejado el nombre y la persona de Ignacio Cosidó de la ciudad de Salamanca.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca pide al alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, la retirada del título de Huésped Distinguido que solo él, de forma unilateral, concedió a Ignacio Cosidó en el año 2015. Un título que, según palabras del propio Mañueco, reconocía el cariño y el buen hacer desde la Dirección General de la Policía hacia Salamanca y los salmantinos.

Los concejales socialistas quieren recordarle al señor Mañueco que fue Ignacio Cosidó quien decidió quitarle a la Universidad de Salamanca la docencia y la formación de los policías en la Escuela Nacional de este cuerpo con sede en Ávila.  Incumpliendo la ley o lo que marca el Ordenamiento en este sentido, después de que el estudio salmantino llevara más de treinta años impartiéndola y con excelentes resultado, y para dársela a una Universidad Católica privada. Todo ello con el silencio cómplice del alcalde y candidato del Partido Popular a la Junta, que también es Procurador en Cortes, y sin que desde el equipo de gobierno del PP en el Consistorio salmantino se moviera un solo dedo para evitarlo.

El señor Cosidó, tal y como ha quedado demostrado en los últimos días, ha mostrado un nulo respeto tanto por la Constitución como por la separación de poderes que en ella se reconoce, alardeando y presumiendo del control judicial que el PP ejerce sobre la judicatura y más concretamente en el Consejo General del Poder Judicial y la Sala Segunda del Tribunal Supremo, poniendo en entredicho su independencia y a todos sus miembros.

Además, añade el Grupo Municipal Socialista, el señor Mañueco no debería olvidar ni obviar, que Ignacio Cosidó ha aparecido implicado, entre otras tramas de corrupción y dudosa legalidad, en la operación “Kitchen”, puesta en marcha cuando él era Director General de la Policía para apoderarse de anotaciones, documentos y otras pruebas en poder de Bárcenas que demostraban la financiación ilegal del PP, operación realizada sin control judicial y sin que dichas pruebas llegaran a los magistrados que investigaban este caso de corrupción.

La amistad “peligrosa” entre Mañueco y Cosidó, y de la que tanto presume el señor alcalde, ha quedado también patente cuando ambos aparecieron recientemente ante los medios de comunicación a las puertas del Centro Documental de la Memoria Histórica para mentir y engañar a los ciudadanos, poniendo en práctica una campaña política de ficción, mediante la venta de humo, e inventándose un falso debate en relación a una salida de documentos hacia Cataluña desde dicho Centro, de la que nadie salvo ellos ha hablado, con el único fin y objetivo de buscar la crispación y el enfrentamiento estéril y partidista.

El alcalde Mañueco también debería recordar y tener presente que bajo el mandato del señor Cosidó al frente de la Policía Nacional, este cuerpo vivió los mayores recortes de personal de su historia. Un periodo donde se fomentaron los nombramientos a dedo, la destitución y marginación de excelentes profesionales para sustituirlos por otros con dudosos métodos y meritos, y la creación de un sistema opaco a la hora de proceder, actuar y poner en marcha operaciones en algunas de sus unidades. La operación “Kitchen” antes mencionada es un ejemplo.

Esta relación de hechos son los méritos que el señor Cosidó tiene para que Mañueco, de forma unilateral, decidiera concederle el título de Huésped Distinguido de la ciudad, o el cariño y el buen hacer hacia Salamanca y los salmantinos que justifican, según palabras del propio alcalde, el reconocimiento de este título. Un título que, tal y como queda demostrado en esta nota de prensa, ni merece, ni merecía sino más bien todo lo contrario.

El Grupo Municipal Socialista considera que el señor Mañueco puede tener, defender y justificar tal y como hizo ayer con el señor Cosidó, a las personas que estime oportunas pero, eso sí, a título personal o como presidente del Partido Popular y nunca como alcalde de Salamanca. Lo que tiene que hacer como alcalde de Salamanca y candidato del PP a la Junta es alejar y desvincular a personas como el señor Cosidó, entre otros con los que también se le relacionó en la trama de corrupción conocida como “Lezo”, de la ciudad y de la provincia de Salamanca.