El PSOE no comparte la gestión centralizada de la Teleasistencia Avanzada porque podría acarrear más gastos a los usuarios

personas mayores

El sistema de Teleasistencia Avanzada anunciado recientemente por la Junta de Castilla y León se financiará gracias a nuevos fondos del actual Gobierno de España para revertir los recortes en Dependencia del Partido Popular y suprimir el copago

La Junta de Castilla y León, gobernada por PP y Ciudadanos, pretende cargar de burocracia a los ayuntamientos y diputaciones provinciales para arrebatarles el control y seguimiento de la Teleasistencia que mantenían hasta ahora

El ejecutivo de Mañueco ha ocultado que nuevo sistema de Teleasistencia avanzada de la Junta de Castilla y León requiere conexión a internet en la vivienda de los usuarios, y que serán ellos, los usuarios, quienes deban asumir este coste.

El anuncio a bombo y platillo por parte de la Junta de una nueva propuesta de ley que modifica la Ley de Servicios Sociales de 2010 con la que se pretende implantar lo que ha venido a denominarse como “Teleasistencia Avanzada” es, a juicio del PSOE, “un nueva estafa y engaño a la inteligencia y los derechos de los ciudadanos”.

Como viene siendo habitual, “la Junta presenta y se atribuye como un éxito propio” una medida que ya ha sido anunciada por el Gobierno de España, han apuntado los socialistas, añadiendo que, El proyecto de Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de Pedro Sánchez recoge un aumento de 700 millones en las partidas destinadas a la Dependencia con la finalidad de revertir los recortes realizados desde el año 2012 por los gobiernos anteriores del Partido Popular.

Así mismo, afirman los socialistas, “se pasa a considerar la Teleasistencia como un derecho subjetivo con la implantación de la Teleasistencia Avanzada y la supresión del copago en aquellas comunidades en las que hasta ahora existía”, como es el caso de Castilla y León.

De esta forma, se informa desde el PSOE de Salamanca, eliminar una situación discriminatoria en Castilla y León con respecto a otros territorios, como es el copago, y pretender venderlo como un éxito o una decisión propia como ha hecho la Junta es, “un ejemplo más de la política de ciencia ficción y embustera del PP en nuestra tierra” han dicho.

La Teleasistencia en Castilla y León es, además, un negocio muy importante de más de 4 millones de euros para las empresas que gestionan este servicio que atendió, en 2019, a 37.889 personas, de las que 1.850 viven en Salamanca capital.

Resulta por tanto cuando menos “intrigante” que, tras las decisiones del Gobierno de España de aumentar el presupuesto destinado a la prestación de este servicio, “la Junta de Castilla y León pretenda ahora recentralizarlo quitándole el control y seguimiento a las corporaciones locales, así como limitar la concurrencia para su gestión a pequeñas y medianas empresas salmantinas”, han manifestado desde el PSOE.

La escasa información facilitada por la Junta de Castilla y León sobre las características y condiciones del nuevo servicio de Teleasistencia a través de un contrato único y exclusivo con la empresa que desarrolle la prestación, “cercena la capacidad de las entidades locales en esta área” y, han señalado los socialistas, “todo ello, una vez más, sin haber contado con ellas”.

Además, este cambio en la gestión de los servicios a los ciudadanos vuelve a dejar la burocracia a los ayuntamientos y diputaciones pero, no podrán intervenir para garantizar la atención integral de la persona usuaria del servicio o solucionar las disfuncionalidades que se produzcan, “justo lo contrario de lo que parece defender la lógica porque los reconocimientos de los derechos se harán desde los CEAS locales, pero lo importante, la atención, estará fuera de su capacidad”.

Resulta preocupante también, informan desde el PSOE, la mezcla de temas sanitarios con servicios sociales porque, asociadas a la Teleasistencia, aparecen ahora cuestiones como el acceso a la telemedicina, el control de constantes vitales o la gestión de citas de los pacientes, tareas que se realizarán por parte de trabajadores no sanitarios y que pueden suponer un deterioro más de la atención primaria para personas que lo necesitan de forma especial. La figura que se crea del Teleasistente personal es una figura que debería ser un profesional de la atención a las necesidades de la persona dependiente y no un teleoperador, han considerado, “debe ser un asistente personal y, para ello, es necesario desarrollar la ley que defina adecuadamente su perfil”.

Por último, los socialistas han mostrado su preocupación por lo que la Junta entiende por asistencia gratuita. La Teleasistencia Avanzada se asume como solución única para todos los usuarios de este servicio aunque ésta no sea necesaria para la mayoría de ellos. El problema es, “que suena bien porque se elimina el copago pero, por el contrario, exige conexiones tecnológicas como internet que es caro y lo deberá pagar el usuario, algo de lo que no han dicho nada”.

Desde el PSOE se considera de enorme importancia el reconocimiento del derecho a la Teleasistencia para las personas dependientes y la supresión del copago que hasta ahora existía en Castilla y León, “y que se suprimirá gracias al aumento de las partidas presupuestarias que el Gobierno de España, el gobierno de Pedro Sánchez, ha destinado a la Dependencia” y solicitan que la implantación de esta nueva Teleasistencia se coordine con los servicios sociales de los ayuntamientos y diputaciones porque, “la importancia de este servicio, dificultado en estos tiempos de pandemia con restricciones de movilidad y relaciones sociales, lo exigen”, han concluido.