El PSOE lleva al Ayuntamiento de Salamanca una batería de propuestas para la protección de trabajadores y autónomos, la recuperación del empleo, y la defensa de la actividad productiva en la ciudad

Rueda de prensa ofrecida por el portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, y la concejala, María Sánchez, donde se han presentado la propuestas y las peticiones que el PSOE realizará en el Consistorio salmantino para la protección y apoyo de trabajadores y autónomos, el mantenimiento y la recuperación del empleo, y la defensa de la actividad comercial y empresarial en la ciudad de Salamanca y así, de esta manera, paliar y solucionar las consecuencias y los problemas provocados por la crisis sanitaria y el cese total o parcial de la actividad en los sectores afectados por la pandemia de Covid-19.

El portavoz socialista ha pedido al equipo de gobierno municipal encabezado por Carbayo respuestas para cubrir las necesidades del tejido productivo en la capital ya que, ha afirmado Mateos, no ha sabido gestionar el pacto político alcanzado por todas las fuerzas con representación en el Consistorio para dar apoyo a familias, autónomos y pequeños y medianos empresarios, “y no ha sabido o ha querido que diera el resultado o tuviera la efectividad que se buscaba”

Mateos ha pedido readaptar y replantear muchas de las medidas que en ese pacto de reactivación se planteaban, “y añadir otras muchas”. En este sentido ha pedido la puesta en marcha de una nueva convocatoria “de ayudas directas” a trabajadores autónomos y microempresas por la que se movilizarían aproximadamente dos millones de euros, disponibles y que están en el Presupuesto municipal, para financiar costes fijos con cuantías por cada empresa que oscilarían entre 500 y 2.000 euros, y que servirían para costear el 70% como máximo de esos gastos fijos que tienen y han tenido como consecuencia de una disminución de ingresos y de su actividad económica con respecto al mismo periodo del año anterior desde marzo hasta ahora

El Grupo Socialista ha demandado también poner en marcha “un nuevo programa de tarjetas de consumo” en el comercio y la hostelería local, destinadas a las vecinas y los vecinos de la ciudad y que tras su adquisición por un precio de 40 euros permitirían un consumo o compras por valor de 50 euros. La diferencia de diez euros sería sufragada o subvencionada por el Ayuntamiento, y el número de tarjetas que se emitirían en esta modalidad estaría en torno a las 10.000, “lo que supondría una aportación municipal de 100.000 euros y moverían 500.000 para el consumo”

La segunda modalidad de tarjeta consumo propuesta por los socialistas tendrían un precio de 75 euros para los ciudadanos y un valor de consumo por 100 euros. La diferencia de 25 euros sería aportada de la misma manera que en la anterior modalidad por el Ayuntamiento y supondría que con una tirada de 10.000 tarjetas se pueda movilizar un millón de euros para el consumo. En definitiva, ha apuntado el portavoz socialista, “con esta propuesta se podría poner en movimiento un millón y medio de euros para el consumo directo en comercios y establecimientos de la ciudad de Salamanca, y en la hostelería cuando puedan volver a abrir,con un coste total para las arcas municipales de tan solo 350.000 euros.”

Estas iniciativas del Grupo Socialista son fruto del diálogo con entidades, las respectivas patronales, agentes sociales, y los representantes del tejido productivo local, “nacen con el consenso de todos ellos y responden a las necesidades transmitidas por todos ellos”. Medidas “imprescindibles”, y que de no llevarse a cabo va a suponer que parte de las empresas de la capital no vayan a poder seguir funcionando en un futuro, “tienen que tomarse hoy porque mañana puede ser tarde” han explicado desde el partido socialista, ya que, “dinero hay, más de tres millones de euros provenientes del superávit del remanente presupuestario de años anteriores, y mucho más si el equipo de gobierno encabezado por Carbayo no recorta un millón de euros de las ayudas Covid como pretende y a lo que el PSOE se niega”

En esta misma línea se ha mostrado la concejala María Sánchez añadiendo otro tipo de ayudas que desde el PSOE se reclaman al Ayuntamiento,”y que también son posibles” como la ampliación
de conceptos subvencionables por el Consistorio, o línea de ayudas ya puestas en marcha, algo que daría trabajo y actividad a las empresas tales, por poner solo un ejemplo, instalación de filtros o de aparatos de medición de concentración y saturación de partículas. La ampliación del límite en la línea de ayudas para adquisición de EPIS, “que es una de las líneas que mejor está funcionando” de 600 euros a 1.000 euros, y del límite del conjunto de ayudas municipales para que pasen de los 5.000 a los 6.000 euros.

La concejala socialista ha expuesto como novedad, ante las limitaciones de movilidad y las restricciones de horario, la creación de una plataforma por parte del Ayuntamiento para que los comercios locales, no las franquicias, vendan sus productos y que el coste de su reparto o su entrega a domicilio sea costeada o asumida por el Consistorio de forma total o parcial.

Para finalizar, desde el Grupo Socialista se ha apuntado la necesidad de reactivar la economía de otros sectores,además del comercio y la hostelería, como por ejemplo el vinculado al mantenimiento,obras o reformas de edificios, impulsando ayudas a viviendas y comunidades que se embarquen en operaciones de rehabilitación.