El PSOE impulsa un proyecto para mejorar la calidad del aire en los espacios interiores de uso público en la ciudad de Salamanca

La propuesta, que el Grupo Municipal Socialista llevará al próximo Pleno del Ayuntamiento, contempla actuaciones de medición de la calidad del aire mediante el control de los niveles en la concentración de dióxido de carbono (CO2) es espacios cerrados públicos con el objetivo de garantizar un uso seguro

El Grupo Municipal Socialista llevará al próximo Pleno del Consistorio salmantino una moción, para su debate y aprobación, proponiendo el desarrollo de un proyecto, en colaboración con las universidades de Salamanca, que tenga por finalidad la medición de la calidad del aire mediante el control de la concentración de los niveles de dióxido de carbono (CO2), en espacios cerrados de uso público, con el objetivo de mejorar su calidad y garantizar un acceso seguro a todos los ciudadanos.

Los socialistas recuerdan que la calidad del aire que respiramos es una de las cuestiones que más han preocupado, y preocupan, a las autoridades sanitarias en los últimos tiempos. Especialmente en relación con la incidencia de la contaminación atmosférica y sus perjudiciales efectos sobre la salud de las personas. Y mucho más, ahora, han añadido desde el PSOE, en la situación actual de pandemia con motivo de la COVID-19 y las evidencias que existen en relación a su transmisión y contagio es cuando la importancia de la calidad del aire “se ha tornado aún más relevante, no sólo en espacios abiertos sino, sobre todo, en espacios cerrados o interiores”.

“Es una realidad y está demostrado”, han añadido los concejales socialistas, que el método más eficaz para mantener un espacio libre de partículas infecciosas es la ventilación, o lo que es lo mismo, la entrada de aire limpio al tiempo que se elimina el aire viciado con el objetivo de mantener su calidad. Es innegable, se afirma desde el Grupo Socialista, que la ventilación preferente debe ser natural, si bien no es menos cierto, han apuntado,  “que también está demostrada la eficacia del uso de sistemas de ventilación mecánicos por medio de filtros HEPA o purificadores”.

La puesta en marcha de mediciones de los niveles en la concentración de partículas de dióxido de carbono (CO2) suspendidas en el aire en los espacios o estancias interiores de uso público, y los datos que se obtengan de ellas, permitiría, a juicio de los socialistas, determinar cuantitativamente la renovación de aire necesario en ese espacio o estancia y determinar las condiciones necesarias.

Estas actuaciones, de manera fácil y con poco coste, ya han sido puestas en marcha por ayuntamientos como el de Ponferrada y Zaragoza, o incluso la Comunidad de Madrid,  donde ya han apostado por la instalación  de medidores de CO2 en espacios cerrados en dependencias públicas y donde ya ha quedado demostrada su utilidad y eficacia.

Además de la mejora sanitaria e higiénica que esta iniciativa supone, han explicado desde el Grupo Socialista, el control de niveles de CO2 en espacios interiores o cerrados puede contribuir a mejorar la confianza y la seguridad de la ciudadanía a la hora de acceder a ellos. Es previsible que en los próximos días se vuelva a permitir la reapertura, aunque todavía con limitaciones de aforos y otras restricciones,  de lugares donde el acceso haya estado limitado o restringido, caso de la hostelería, algunos comercios y las instalaciones deportivas, “el impulso de un proyecto de medidores de CO2 contribuiría, sin duda, a mejorar la confianza de los usuarios para acceder al interior de los locales”.

La instalación de medidores de calidad del aire ayudaría, además, no sólo a fomentar la confianza entre la ciudadanía a la hora de acceder a un espacio cerrado o interior de uso público, “también permitirá configurar sistemas de ventilación natural, híbrido o artificial sin que ello suponga un despilfarro energético, y sobre todo, en los próximos meses de invierno”.

“Para contribuir y como apoyo al desarrollo de este proyecto”, han finalizado desde el Grupo Municipal Socialista, se puede contar con los grupos de investigación existentes en las universidades de Salamanca, “que cuentan con el talento y la capacitación suficientes para esta finalidad”.

Esta iniciativa es, en definitiva, “buena desde el punto de vista higiénico y sanitario, desde el punto de vista económico y social, y  podría mejorar la confianza en los establecimientos de nuestra ciudad, reforzando además nuestra marca como ciudad segura en el contexto actual para atraer visitantes y, por tanto, reactivar nuestra economía local”, han concluido.