El PSOE denuncia el retraso deliberado del PP en la licitación de un nuevo contrato del servicio de autobús urbano

Los socialistas exigen al Gobierno municipal que ejecute la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y deje de eludir el cumplimiento de la legalidad vigente.

En 2019 el TSJCyL anuló este contrato millonario por incluir unos pliegos hechos a medida de la empresa adjudicataria, una situación irregular que el equipo de García Carbayo mantiene a día de hoy sin justificación.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca recuerda al Gobierno municipal del PP que sigue pendiente la licitación de un nuevo contrato del servicio público de autobús urbano tras la anulación del actual por parte del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en el año 2019 al quedar probado que la redacción de los pliegos de condiciones fue hecha a medida de la empresa adjudicataria.

A juicio de los concejales del PSOE, este importante retraso a la hora de cumplir la legalidad vigente y de respetar el mandato judicial es un claro ejemplo de la forma de gestionar del PP, nefasta para los intereses generales de la ciudadanía salmantina y totalmente cómplice con las irregularidades que presentan determinados contratos millonarios de prestación de servicios, una actitud de connivencia e inacción que roza la prevaricación administrativa.

Tal es la comodidad del equipo de García Carbayo con esta situación que, a pesar de tener sobre la mesa una sentencia desde hace casi tres años cuya obligación es acatar y ejecutar, prefiere alargar el proceso y seguir beneficiando a la empresa concesionaria del servicio público de transporte urbano de viajeros, Salamanca de Transportes, sin justificación alguna y sin importarle que la explotación de este contrato de 144 millones de euros permanezca al margen de la ley.

Así, cabe señalar la maniobra el PP llevó al Pleno municipal de octubre del año pasado para adoptar un régimen transitorio destinado a regular la continuidad del servicio hasta que no se produzca la nueva licitación y posterior adjudicación, una cuestión que debería ser su prioridad y que ya debería estar resuelta, como indica el propio Interventor del Ayuntamiento de Salamanca.

Además, esta aprobación supuso el encarecimiento del contrato en cerca de 700.000 euros anuales procedentes de las arcas municipales. Sin embargo, como apunta el PSOE, mientras el Gobierno municipal no duda en ir de la mano con la adjudicataria y plegarse a sus intereses particulares, la plantilla del servicio de autobús urbano sigue con el mismo salario, sin incremento alguno, y con unas condiciones laborales absolutamente precarizadas.

Por todo ello, el Grupo Municipal Socialista reitera su exigencia para que el PP deje cualquier tipo de excusa a un lado y, de una vez por todas, proceda a desbloquear el estado en el que se encuentra el contrato de prestación de este servicio público, comenzando por cumplir la sentencia judicial que obliga al Consistorio salmantino a poner en marcha de manera inmediata un nuevo proceso de licitación, en esta ocasión, totalmente limpio y transparente.