El PSOE culpa al PP de haber llevado al límite la situación financiera de MercaSalamanca

José Luis Mateos interviene en el Pleno de el Ayuntamiento de Salamanca

Mateos acusa al Partido Popular de olvidar los problemas de vivienda y aparcamiento que sufre el barrio de Garrido.

El pleno extraordinario del día de hoy ha debatido una modificación presupuestaria de más de 11 millones de euros, que incrementa el nivel de endeudamiento municipal, para la compra de terrenos de MercaSalamanca, con la abstención del Grupo Municipal Socialista.

Según el portavoz municipal socialista, José Luis Mateos, “para justificar este rescate lo han envuelto en papel de celofán con mucha purpurina, pero con esta nueva modificación, para rescatar MercaSalamanca, el ayuntamiento habrá aportado ya 33 millones de euros de todos los salmantinos”

Los socialistas critican que no se aporte ni un solo dato sobre las posibilidades reales del desarrollo del sector en términos de atracción de empresas y creación de empleo, como han tratado de venderlo desde el Grupo Popular, destapando una vez más su nivel de improvisación.

“¿Cómo es posible que en este mismo año 2023 se haya seguido intentando la venta de los terrenos a terceros si lo que hoy se plantea es la panacea y la solución a todos nuestros problemas?”, cuestiona el portavoz socialista, señalando que lo prioritario para el ayuntamiento cuando se hablaba de dar un uso distinto a los terrenos era venderlos a terceros.

Para Mateos, además, “se condena al barrio de Garrido a los problemas de aparcamiento que padecen sus vecinos y se renuncia a miles de metros para la construcción de viviendas, con el problema de acceso a la vivienda que se está agudizando en Salamanca”.

Desde el grupo socialista argumentan su abstención reclamando que esta decisión se acompañe de otras para compensar la pérdida de suelo para vivienda y atender las demandas de los vecinos, aportando de manera inexcusable un estudio económico sobre el posible desarrollo empresarial.

Mateos concluye incidiendo en que se pretende tapar con una prioridad, que es el desarrollo de Salamanca, un desastre de gestión.