Ciudadanos reniega y rehúye el diálogo en el Ayuntamiento de Salamanca y de forma cínica da por acabada la legislatura

El grupo de Ciudadanos en el Consistorio salmantino se quita la careta y su portavoz dice ahora que la legislatura está acabada cuando hace tan solo unos días afirmaba que quedaba mucho por hacer en el Ayuntamiento de Salamanca y que su única preocupación era trabajar por Salamanca y los salmantinos.

Ciudadanos aparenta ahora romper su matrimonio político con el PP para distanciarse del equipo de gobierno municipal, de forma cínica e hipócrita, y por razones y motivos puramente electoralistas tras más de tres años en los que la formación naranja ha sido cómplice de la nefasta gestión de Mañueco.

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca considera que Ciudadanos se ha quitado la careta definitivamente, y con su falta de capacidad y su negativa al diálogo de cara a la próxima investidura del nuevo alcalde, se confirma lo que lo socialistas han venido afirmando durante toda la legislatura, “que en la formación naranja no existe ni programa, ni modelo de ciudad, encabezada por un portavoz que siempre ha vivido bajo el cobijo del tercer teniente alcalde, el popular Fernando Rodríguez, actuando a su dictado, y cuyo único interés siempre ha sido el de ocupar cargos pero trabajando lo menos posible, anteponiendo y defendiendo siempre sus intereses partidistas y políticos en vez de preocuparse por ejercer una labor en beneficio de los salmantinos”.

La declaraciones de Ciudadanos afirmando que no están dispuestos a dialogar con nadie de cara a la próxima investidura del nuevo alcalde, a lo que se suma el anuncio de la ruptura del pacto que tenían con el equipo de gobierno del PP, y el dar por acabada la legislatura no responde a otra cosa que a un interés político partidista y puramente electoralista que no solo perjudica el día a día de la institución municipal sino que denota su falta de interés y de preocupación por los problemas tanto de la ciudad como de los salmantinos.

Ciudadanos decide hacer el paripé y opta por escenificar y dar la imagen de ruptura con el equipo de gobierno municipal del PP, aquejado por el síndrome del arrepentido, tras no querer ni poder ahora justificar su alianza con Mañueco y los populares a lo largo de estos tres años y medio de legislatura. Tres años y medio de los que la formación naranja quiere distanciarse, intentando hacer olvidar su complicidad con la nefasta gestión municipal que se ha llevado a cabo y renegando del matrimonio político que mantiene por única y exclusivamente motivos electoralistas ya que, tanto Ciudadanos como el PP, la misma cosa son.

Ciudadanos dice ahora Diego donde antes dijo digo dando por acabada la legislatura municipal cuando todavía quedan seis meses para ello, tal y como ha reconocido de forma pública, y el Grupo Socialista se pregunta dónde quedan ahora las declaraciones de hace tan solo algunos días cuando el portavoz de esta formación afirmaba que su pensamiento no estaba en si iba o no a repetir como candidato, ni en las elecciones, sino en seguir trabajando hasta el final porque quedaban todavía muchas cosas por hacer.

El Grupo Socialista considera que una vez más el Grupo de Ciudadanos vuelve a vender humo intentando maquillar el cinismo y la hipocresía que ha sido su santo y la seña de identidad a lo largo de toda la legislatura, y estará vigilante para que desde el equipo de gobierno municipal del PP se cese a los dos presidentes de comisión municipal, Contratación y Bienestar Social, y al asesor en la Junta de Gobierno, que regaló al Grupo de Ciudadanos como pago por su sumisión y complicidad en el pacto y el matrimonio político que mantienen.

Desde el PSOE se pide seriedad y responsabilidad porque la política municipal, el Ayuntamiento, la ciudad de Salamanca y los salmantinos merecen un respeto. Ciudadanos ha vuelto a incurrir en la improvisación y la falta de criterio con la posición que ha tomado en estos últimos días tras la huida de Mañueco. Las declaraciones de Ciudadanos en las que afirma que rompen y se desmarcan del PP solo responden al tacticismo electoralista y no a un interés real y verdadero por romper dicho pacto que ha dejado en la estacada a miles de salmantinos. Un pacto del que la formación naranja tendrá que responder y que ha supuesto que la ciudad haya visto obstaculizado el cambio necesario y demandado, además de las mejoras en servicios públicos esenciales, anteponiendo los intereses políticos y partidistas al beneficio y el interés de los ciudadanos.