Carbayo y el PP vuelven a hacer trampas protagonizando actos que están prohibidos por la Ley Electoral

El candidato del PP al Ayuntamiento de Salamanca, Carlos García Carbayo, se salta a la torera la ley electoral, presume de ello, y visita las obras de las piscinas de San José haciendo caso omiso a la legislación que entró  en vigor ayer e incluso, realiza una convocatoria pública del acto alardeando de ello.

El candidato del PP a la alcaldía del Ayuntamiento de Salamanca, Carlos García Carbayo incurre, de forma voluntaria y premeditada, en un incumplimiento de la ley electoral tras visitar hoy unas obras, en este caso las de las piscinas de San José, en un acto que está prohibido por la legislación que entró en vigor ayer con motivo de la convocatoria de elecciones, alardeando y mostrando su total falta de respeto por la ley y la reglamentación.

Carbayo y el PP vuelven a mostrar su desfachatez y su afición a hacer trampas a la hora de concurrir a unas elecciones, sin escrúpulo alguno. Una práctica habitual del PP tanto a la hora de convocar y protagonizar actos, como a la hora de financiar campañas electorales.

Carbayo  se muestra de esta forma como un buen alumno aventajado de su antecesor, Alfonso Fernández  Mañueco,  a la hora de hacer trampas y concurrir con la ayuda del dopaje político a una convocatoria electoral, y al que la Junta Electoral tuvo que prohibir y obligar a desconvocar varios actos, como el protagonizado hoy por el candidato del PP, en el mes de mayo del año 2015.

Resulta mezquino que el candidato del PP, Carlos García Carbayo, acuda al trapicheo y las malas formas, saltándose de manera consciente la ley que rige los procesos electorales, y mucho más cuando con esta actitud ya no engaña a nadie. Intentando protagonizar un carrusel de visitas  y de inauguraciones a proyectos, obras e infraestructuras que llevan años y años de retraso, pospuestas una y otra vez por los sucesivos equipos de gobierno municipales del PP año tras año, y que deberían estar finalizadas desde hace mucho tiempo para  el uso y disfrute de los ciudadanos de Salamanca y que no lo están por la negligente y deficiente gestión que tanto el PP, como el señor Carbayo y todos sus compañeros de partido han llevado a cabo al frente del Consistorio salmantino. Una indecencia más del PP, que utiliza el Ayuntamiento, su personal y sus organismos, para intentar salvar lo que han sido unas legislaturas negra para Salamanca y todos los salmantinos.