Carbayo sigue sin dar explicaciones ni respuestas sobre la venta directa de cobre incautado en operaciones de la policía local de Salamanca

El equipo de gobierno de PP y Ciudadanos ha acrecentado las dudas del Grupo Socialista en relación a este “turbio asunto” tras responder con evasivas, y con razones poco convincentes de nula credibilidad, a las preguntas que concejales socialistas han realizado en la Comisión municipal de policía celebrada hoy en el Consistorio salmantino.

 El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo lleva más de un día escondido, sin dar la cara ni respuestas, a la petición de explicaciones realizada por el Grupo Socialista en relación al “turbio asunto” destapado ayer por un medio de comunicación local de la capital mediante una información en la que se hablaba de la venta de manera directa de cobre incautado en operaciones de la policía local a un desguace por orden del Jefe de dicho cuerpo, y sin que el dinero obtenido con dicha venta se hubiera registrado contablemente en la cuenta del Consistorio.

En la sesión de la Comisión municipal de policía celebrada hoy en el Consistorio salmantino, y a preguntas de los concejales socialistas, el equipo de gobierno formado por PP y Ciudadanos no han despejado las dudas que existen en este tema. Así, no han respondido convenientemente si es normal que el dinero que se obtiene por dicha venta no quede registrado ni contabilizado en la cuenta que el Ayuntamiento tiene al efecto y que aparezca en efectivo, de forma sospechosa y tras una investigación y haber abierto diligencias la policía nacional como reconoce el propio PP en un comunicado, en una caja fuerte ubicada en la sede o el cuartel de la policía local en la capital.

Tampoco resulta creíble que el equipo de gobierno haya achacado a un problema informático el hecho de que en el informe de los mismos policías que llevaron a efecto la venta del cobre por orden del jefe del cuerpo apareciera que, ese material no fue vendido, sino “destruido” a pesar de ser en la misma fecha.

Tras la confirmación hoy por parte del equipo de gobierno de que tenían conocimiento de estos hechos, no han querido aclarar si, a parte de dicho conocimiento, la venta fue autorizada por el alcalde o algún integrante del ejecutivo municipal. Incurriendo además en una contradicción con el comunicado emitido o manifestado en el día de ayer por el Grupo municipal del PP.

Sin embargo, a pesar de tener conocimiento de estos hechos, y de la ejecución de la venta, en ningún momento, y a pesar del tiempo transcurrido, añaden los socialistas, se ha informado a la Comisión de policía sobre este asunto, a pesar del compromiso que el propio alcalde y el equipo de gobierno adquirió en el sentido de que se debía informar con carácter semestral de las actuaciones llevadas a cabo por el Grupo SIETE, grupo interno del cuerpo de la policía local que supuesta y presuntamente está implicado en este tema. Compromiso que no se ha cumplido en ningún momento a lo largo de estos dos años desde que fue adquirido o tal decisión fue tomada.

En base a esto, desde el Grupo Socialista se anuncia que van seguir exigiendo, en los distintos órganos municipales, explicaciones claras y precisas sobre todos los detalles en relación a esta cuestión y esta forma de proceder tan lejana y distante de lo que debe ser una gestión municipal basada en la transparencia y el buen gobierno. Los concejales socialistas, para concluir, manifiestan su firme intención de seguir insistiendo en su petición para que el alcalde, Carlos García Carbayo, de quien depende el nombramiento o el cese del Jefe de Policía Local, aclare si conocía o en algún momento autorizó o pasó por alto esta manera de actuar por parte de algunos miembros del cuerpo, para que explique si estas actuaciones o formas de proceder con el material que se incauta en las operaciones de la policía local es el habitual y, para finalmente, conocer su versión sobre estos hechos y sus intenciones en relación a todos los implicados en esta cuestión.

Por último, el Grupo Socialista quiere recordar y puntualizar que en ningún momento, a fecha de hoy, se ha pedido dimisión o cese alguno y, mucho menos, hecho acusación o menoscabo alguno contra la honorabilidad y el trabajo que desempeñan la gran mayoría de los miembros del cuerpo de policía local, más bien, ha sido el actual concejal del equipo de gobierno, Fernando Castaño, quien en la pasada legislatura, cuando estaba en la oposición, quien pidió la dimisión del actual Jefe de Policía Local, al que acusó de cometer irregularidades, con la única razón y el argumento de tener indicios, y la prueba, tal y como manifestó el mismo, de rumores que le habían llegado tanto a él como a su formación política, Ciudadanos, “sobre supuestas escuchas, vigilancias y seguimientos realizados a policías locales, periodistas y concejales de la oposición”, dijo Castaño textualmente de manera pública y como consta en las hemerotecas, tras acusar también al propio Jefe de la policía de fraude con un seguro de moto.